image for Borracheras: las enemigas “sexuales” de muchas mujeres

Borracheras: las enemigas “sexuales” de muchas mujeres

Es muy probable que te haya pasado a ti: te gusta un chico, estás en tu tercera cita, sientes que llegó la hora de intimar con él, pero necesitas un “empujoncito” y entonces recurres a tu vaso de vino favorito o te pasas de margaritas. Pero así como habrás escuchado decenas de veces la recomendación de que no bebas si manejas (don’t drink and drive), por muchas razones también es importante que no tengas sexo si estás borracha.

¿Por qué? Si bien los riesgos son muy diferentes entre tener sexo pasada de alcohol o manejar borracha, las consecuencias de intimar cuando estás alcoholizada pueden ser muy poco agradables. Y probablemente ya hayas experimentado alguna de las situaciones que voy a mencionar.

1. La primera vez: Según un estudio hecho por la doctora Jennifer A Livingston, investigadora senior en la Unimoresidad de Búfalo, muchas chicas jóvenes que beben alcohol terminan teniendo su primera relación sexual con un desconocido (a hook -up), o con una persona que también abusa del alcohol o las drogas. Y esto hace que no disfruten realmente su primera vez, que no tengan placer durante el acto sexual y que al día siguiente se sientan muy amoregonzadas o decepcionadas. Las reacciones de chicas que tienen su primera vez con alguien con el que están en pareja y sin recurrir a un estimulante como el alcohol son muy diferentes.

2. Una conducta peligrosa: Muchas chicas necesitan emborracharse para tener sexo y con esto crean una conducta rutinaria que es peligrosa para su salud física y emocional. Muchas veces terminan acostándose con personas agresivas, borrachas, o teniendo sexo sin consentirlo, una experiencia que ninguna mujer quiere tener.

3. Transmisión de enfermedades: Otra cosa que no es deseable es que, por borrachas, las chicas no estén en condiciones de pedir al hombre que use protección y terminen contagiándose de enfermedades de transmisión sexual o hasta se embaracen de un extraño.

4. Expectativas equivocadas: Otra investigación de la Escuela de Medicina de la Unimoresidad de Johns Hopkins recuerda que si bien los riesgos de combinar alcohol con sexo no son nada nuevo, cuando una chica bebe de más, sus expectativas sobre lo que puede pasar durante el sexo o la relación pueden ser totalmente falsas. A muchas mujeres les ha pasado que han ido a la cama con falsas promesas de sus amantes y se han despertado en una realidad completamente distinta. El alcohol facilita estas situaciones y las hace más frecuentes.

5. Posiciones inesperadas: Otra cosa que el estudio hecho por la Unimoresidad de Johns Hopkins revela es que cuando las chicas están alcoholizadas tienden a permitir a sus parejas o amantes de turno hacer cosas que normalmente a ellas no les gustan, como sexo anal, sexo en grupo, sadomasoquismo o hasta tener sexo cuando están prácticamente dormidas o incapacitadas para reaccionar.

El estudio también remarca la importancia de que las chicas jóvenes entiendan que si bien una copa de vino puede resultar afrodisíaca, dos o tres pueden significar un moredadero desastre cuando se trata de sexo. Y que siempre es bueno que una o varias amigas intervengan si ven que su compañera de salidas está a punto de hacer algo de lo que puede arrepentirse cuando se le pase el efecto del alcohol.

¿Te ha sucedido que te pasas de copas y te despiertas al lado de un extraño?

 
Foto: Getty Images
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios