image for 10 errores más comunes de los padres primerizos

10 errores más comunes de los padres primerizos

Un estudio de la en Inglaterra ha dado de qué hablar en redes sociales. El mismo demostró que que las niñas con mamás menos exigentes. Pero, ¿cómo sabes si educas bien a tus hijos? o ¿si estás siendo muy blanda con ellos?

Si eres madre, ya habrás notado que más de una vez te has equivocado en tu afán por enseñar

Javier Urra, pedagogo, Victoria Gómez, orientadora familiar y Julio Fernández, psicólogo escolar, mencionaron en una publicación de algunos de los errores más comunes de los padres al educar a sus hijos.

1. Opiniones distintas: Los especialistas explican que si los progenitores se desautorizan entre sí, el niño no sabrá a quién debe obedecer y se sentirá perdido. A medida que crecen, aprenden a utilizar esas discrepancias o diferencias a su favor. Por ejemplo, si eres más accesible, sabrá que si desea ir al cine con sus amigos deberá pedirte permiso antes que a su papá.

Según Victoria Gómez, las frases “pregúntaselo a tu papá” o “lo que diga tu madre” son un error. Por el contrario, si tu hijo te pide algo, la forma correcta de contestarle es “lo hablaremos y te daremos una respuesta”, así notará que tanto tú como tu esposo están en “sintonía”.

2. Sobreproteger: Los padres asumen los errores de su hijo, estudian con él, se disculpan con sus profesores, intervienen antes de que tome una decisión incorrecta, le dicen constantemente lo que debe hacer, le evitan disgustos…

“Esa sobreprotección es perniciosa porque los padres crían niños dependientes, incapaces de tomar decisiones, inseguros y tiranos, porque creen que el mundo gira a su alrededor”, comenta Javier Urra.

3. Decir frases hirientes: “Eres un idiota”, “pareces tonto”, “no vales nada”, “siempre me sacas de mis casillas”… resultan expresiones que dañan la autoestima de cualquier persona.

“Los padres no deben perder sus papeles para controlar un de su hijo. Tienes que estar por encima de él o ella y jamás comportarte como un adolescente.

4. Falta de continuidad: Los expertos advierten un fallo muy habitual de los padres y es que se dejan llevar por el estado de ánimo en que se encuentren. Por ejemplo, si tu hijo no hizo la tarea, hazle entender que esa es su responsabilidad y que debe cumplirla. No caigas en el error de hacérsela para no lidiar con su llanto luego de llegar de la oficina y sentirte cansada.

 5. Castigar mal: Poner sanciones desproporcionadas, imponer castigos imposibles o hasta hacer promesas inalcanzables son errores comunes al educar.
Julio Fernández, psicólogo escolar, menciona que es mejor un castigo proporcionado y llevarlo a la práctica, en lugar de castigar con no salir por un mes, exigirle que estudie cinco horas todos los días…
6. Hacer promesas y no cumplir: Es típico que caigas en “si pasas el año en la escuela, te compro la bicicleta que quieres” o “si te portas bien, te compro un móvil”; sin embargo, luego del esfuerzo que hizo el niño por alcanzar ese premio se lo niegas. O peor aun, se lo compras sin haber conseguido el reto propuesto.

7. Hacer comparaciones: Todos los hijos requieren una educación distinta, un trato individualizado y que les dediques tiempo a solas, entre otras razones para poder conocerlo y tratarlo. Las comparaciones entre hermanos suscitan celos, envidias y causan daño.

8. No poner límites: En muchas ocasiones los padres no tienen las normas mínimas que deben exigir, e improvisan en el camino, de modo que no siempre son coherentes en sus criterios.

Lee más
thumbnail of feature post
El post viral de una mamá que demuestra que la cesárea no es la vía fácil
 

Fernández asegura que los padres priorizan la paz familiar por encima de todo y eluden su obligación de poner límites porque eso conlleva conflictos. ¡No lo hagas!

9. Dar un mal ejemplo: No puedes pretender que tu hijo se controle cuando insultas mientras manejas tu auto, o criticas a los demás… La incongruencia entre lo que se dice y hace resulta negativa, quita fuerza moral y deslegitima.

10. Pretender ser su amiga(o): Los psicólogos advierten que eres la figura de autoridad para tu hijo y es un error tratar de ser un amigo(a) en lugar de ser su madre o padre.

“El estilo democrático está bien para algunas cosas, como para decidir dónde se va de vacaciones, pero no para negociar el horario de estudio, comportarse bien en el supermercado… ahí ejerces autoridad”, reflexiona Fernández.

 
istock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios