image for ¿Tu gato padece del síndrome de Pandora?

¿Tu gato padece del síndrome de Pandora?

Si tienes gatos, de seguro conoces sobre las infecciones del tracto urinario o FLUTD por sus siglas en inglés. En esta categoría caen problemas médicos como piedras en la vejiga, infección y obstrucción de la uretra. Entre sus síntomas se encuentran:

  • Ir a la caja en repetidas ocasiones sin poder orinar.
  • Dolor al orinar.
  • Sangre en la orina.
  • Evitar la caja de arena.
  • Cambio de comportamiento.
  • Falta de energía.
  • Pérdida de apetito.

Todas son señales de que necesita ayuda médica. Una infección no tratada trae consecuencias más difíciles de controlar, como la aparición de cálculos renales o insuficiencia renal crónica; esta última es letal.

Los tratamientos más recomendados para remediar la situación son antibióticos y un cambio de dieta donde se incluya más agua. Si el gatito come solo comida seca, necesita más cantidad de agua para evitar nuevas obstrucciones.

Durante años estos han sido los pasos rutinarios a seguir y lo han logrado exitosamente. Pero como no todos los gatos son iguales, algunos llegaban al doctor a causar confusión: estos mininos no tenían rastros de infección, pero sí presentaban todos los síntomas asociados con el problema médico, incluyendo el evitar usar la caja de arena.

Estudios más detallados han concluido que muchas veces el problema no es solo médico sino psicológico… a este fenómeno le han llamado el

Y el denominador común es el ambiente donde vive el gato. El minino vive en estricta rutina, detesta los cambios y cuando ocurren te lo deja saber destruyendo cojines, orinando fuera de la caja, arañándote cuando pasas por su lado, vomitando su comida favorita, tratando de escaparse del hogar, la lista es larga y es parte del síndrome. Algunos no guardan rencor y poco a poco se van acostumbrando a su nueva rutina. Pero otros se mantienen en estado de alerta, estresando su cuerpo hasta que termina enfermo.

Los gatitos que sufren del síndrome necesitan más atención. No entienden que los cambios son parte de la vida, no un ataque a su existencia.

Para ayudar a calmarlos, considera los siguientes consejos:

  • Ten más cajas de arena en la casa para que encuentre una en cualquier momento.
  • Evita los ruidos fuertes.
  • Háblale con cariño.
  • Dedícale unos minutos más de juego.
  • Dale hierbas como la camomila que tiene efectos calmantes.
  • Habla con el veterinario sobre las feromonas que transmiten olores conocidos en áreas nuevas, también considera añadirle medicamentos antiestrés a su comida.
 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios