image for Cómo modificar el ejercicio físico a los 40 años

Cómo modificar el ejercicio físico a los 40 años

La moredad es que cuando cumplimos cuarenta años comienzan a suceder algunas cosas dentro de nuestro cuerpo que nos obligan a hacer modificaciones a nuestra vida en general, y en particular, a nuestras rutinas de ejercicios, alimentación, e incluso a la actitud y la perspectiva. ¡Pero no hay necesidad de asustarse! Mientras más rápido y eficientemente te adaptes a esos cambios, más feliz serás y podrás disfrutar de tus cuarenta, ¡quizás hasta más de lo que disfrutaste de tu juventud! Ya conocen mi lema: los 40 son los nuevos 20.

 

Toma en cuenta lo siguiente para tus rutinas diarias a partir de esta edad.

 

Evita perder masa muscular y masa ósea a través del entrenamiento de fuerza y resistencia: Se acerca la y gradualmente comenzarán a declinar tus niveles de estrógeno, una hormona que entre otras cosas se encarga de mantener sanos tus huesos y músculos. Haz énfasis entonces en el ejercicio de fuerza y resistencia, sin usar demasiado peso, pero con suficientes repeticiones como para tonificar tus músculos y mejorar tus huesos. Recomiendo practicarlo de tres a cuatro veces por semana.

 

Presta especial atención a tu postura y haz ejercicios para aumentar tu flexibilidad y equilibrio: Lo sé, a esta edad pueden comenzarnos a doler un poco la cintura, las piernas, tener un achaque o molestia por aquí y por allá. Esto lo puedes combatir con ejercicios para mejorar tu postura, flexibilidad y equilibrio, y el yoga y el taichi son especialmente buenos para este propósito. Puedes incorporarlos a tu rutina al menos dos veces a la semana.

Lee más
video
thumbnail of feature post
7 ejercicios para tener el abdominal plano con Laura Posada
 

Combate las enfermedades del corazón con más ejercicio cardiovascular: Otras funciones del estrógeno son mantener a raya el colesterol y la presión arterial, lo que significa que estos factores de riesgo para las enfermedades cardiacas pueden aumentar a partir de los cuarenta. Correr, nadar, andar en bicicleta, bailar o incluso caminar vigorosamente por media hora diaria puede ayudarte a reducir ese riesgo.

 

No olvides:

 

  • Realizarte un chequeo médico general para descartar cualquier problema de salud y, en el caso de que hubiese uno, seguir la rutina más indicada para tratarlo.

 

  • Hacer siempre estiramiento y calentamiento antes de iniciar cualquier actividad de ejercicio físico.

 

  • Mantenerte siempre hidratada, tomando al menos ocho vasos de agua o infusiones de frutas o hierbas al día.

 

  • Asesorarte con profesionales certificados, entrenadores expertos, fisioterapeutas, para evitar cualquier lesión o problema derivado del ejercicio.
 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios