image for 6 cosas que no sabías sobre tus partes íntimas

6 cosas que no sabías sobre tus partes íntimas

Tanto para encontrar solución a los problemas como para alcanzar los objetivos que nos proponemos, pocas cosas ayudan tanto como conocerse bien uno mismo. Y aunque parezca sencillo, muchas no le dedicamos el tiempo necesario a reflexionar sobre quiénes somos y qué preferimos. Algo similar puede ocurrirnos si no conocemos bien las características de nuestro cuerpo y sus necesidades. ¿Eres una experta en todas las partes del cuerpo? Ya sea que respondas que sí a esta pregunta o tengas tus dudas, quizás te sorprendan estos detalles que desconocías sobre una de las partes más entrañables -y más gratificantes- de tu cuerpo: la vagina.

  • Eres más parecida a los hombres de lo que pensabas

Durante la excitación sexual, el clítoris no es el único que experimenta tumefacción. También los labios menores tienen tejidos eréctiles que se endurecen cuando “suben las temperaturas”.

  • También tienes algo en común con los tiburones

Por muy tierna y delicada que seas, el lubricante vaginal asociado con el placer sexual contiene la misma sustancia orgánica que el hígado de tiburón: el . Esta sustancia (¡la del tiburón!) se añade a algunas cremas y humectantes para la piel.

  • El sudor tiene su función

Es normal que sudes “en tus partes”. Debajo de los labios y el prepucio del clítoris hay muchas glándulas que segregan grasa y sudor para protegerlos del calor y la fricción.

  • El tamaño no importa 

El largo de los labios vaginales puede variar mucho de una mujer a otra y los ginecólogos aseguran que no existen razones higiénicas ni médicas para que te preocupes por sus dimensiones.

  • Tu periodo puede salvar vidas

La sangre de la menstruación contiene que se pueden regenerar. Actualmente se están realizando pruebas con el fin de utilizarlas para el tratamiento de enfermedades cardiacas.

  • Secreciones normales

Es natural que las mujeres tengan diariamente secreciones blancas o transparentes e inodoras antes de la menopausia. Si se convierten en una molestia, puedes usar almohadillas sanitarias, y si percibes algo extraño como olores o malestares, habla enseguida con tu médico.

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios