image for No imaginas lo que esta joven hizo para prohibir uso obligatorio de tacones en el trabajo

No imaginas lo que esta joven hizo para prohibir uso obligatorio de tacones en el trabajo

No es una novedad que muchas firmas tengan como reglamento el uso de tacones, aunque estos representen un peligro para la integridad física de quienes los usan. Muchas mujeres se han visto afectadas por la medida, mientras otras han decidido alzar la voz para generar condiciones de trabajo más justas. Nicola Thorp, la chica de 27 años que impulsó la petición en Inglaterra, no se opone a que las mujeres usen tacones si es su deseo, pero sí a que sean obligadas a ello en los centros de trabajo. La iniciativa de Thorp se volvió viral y hay miles de seguidores de su campaña con el .

Derechos vulnerados

A una empleada de un restaurante en Canadá le costó que sus pies sangraran e incluso perdió una uña. , amiga de la afectada, quedó horrorizada después de que su amiga le enviara una fotografía de sus pies tras una larga jornada de trabajo, y que decidió publicar en Facebook. “Los pies de mi amiga estaban sangrando de tal forma que incluso perdió una uña y su jefe rechazó la idea de que fuera al día siguiente en zapatos planos”, escribió Galivis en su post. En el mensaje que acompaña la fotografía, contaba que las mujeres de ese restaurante solo pueden evitar llevar zapatos de tacón si hay alguna razón médica. Y aunque la cadena de restaurantes para la que trabaja su amiga negó sus denuncias, Galivis actualizó su publicación y aseguró que había preguntado a varios de sus compañeros de trabajo, quienes corroboraban este hecho.

Nicola Thorp #myheelsmychoice

A punto de comprometer su integridad física por el mismo reglamento, Nicola Thorp, una chica del Reino Unido, decidió no quedarse callada. Todo comenzó cuando entró a trabajar a la multinacional PwC como recepcionista. En su primer día de trabajo, se presentó con unos zapatos de piso bastante elegantes. Sin embargo, sus superiores le pidieron que regresara a su casa y se cambiara los zapatos por unos que tuvieran tacones de entre 5 y 10 centímetros; de lo contrario, le descontarían el día. Ante la negativa de Nicola, sus superiores le descontaron la jornada laboral del día y ella se quejó con sus amigas y en las redes sociales. Para su sorpresa, encontró que muchas mujeres estaban en la misma situación y decidió hacer algo al respecto. Recaudó firmas con la intención de llevar el tema al Parlamento británico. Se necesitan cien mil rúbricas para que los lores discutan el asunto y Nicola juntó 123 mil. En unos días, los políticos discutirán el asunto; pero, por lo pronto, la empresa PwC se excusó al asegurar que el servicio de recepción lo tenía subcontratado a Portico y que su política de protocolo no establece los tacones como obligatorios. Portico, por su parte, dio a conocer que revisará su código de vestimenta para que las mujeres no sufran más por el uso de tacones altos por jornadas de 9 horas o más.

Rompiendo esquemas

Aunque no podemos comparar el hecho de trabajar 9 horas seguidas a asistir a una fiesta en tacones, el gesto de en el Festival de Cannes fue un acto de protesta ante la medida. Y es que en la edición pasada del Festival de Cannes se armó una gran contromoresia, ya que la organización llegó a prohibir el calzado plano (para las mujeres, claro está) sobre la alfombra roja, e indignó a muchos ante el peligro que suponía para muchas estrellas que se veían obligadas a arriesgarse a torcerse un tobillo subiendo las escaleras que conducen al teatro. Julia Roberts decidió no seguir las normas de protocolo del evento y con mucha elegancia y naturalidad se paseó por la alfombra roja del Festival de Cannes descalza.

 

Lee más
galería
thumbnail of feature post
5 situaciones en las que mujeres se han sentido vulneradas en el trabajo (FOTOS)
 

 
Foto: Instagram
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios